Google no perdona. Todos sabemos lo importante que es tener una buena página web y que además, sea responsive. Esto significa que se adapte bien a diferentes dispositivos como Tablets, Smartphones…

A partir del 21 de Abril, Google comenzará a ponerse más rígido en este aspecto. Penalizará a las páginas web que no sean aptos para usar en dispositivos móviles.

La principal penalización que realizará Google en las páginas web será reducir la visibilidad. Desde hace años ya se trabaja en ello pero son muchas empresas que no han evolucionado o no han querido invertir en ello. Ahora Google potenciará, mediante su penalización, el cambio a páginas web responsive.

Hay que reconocer que durante estos últimos años el diseño web responsive ha sido una de las mejores prácticas a la hora de diseñar una página web. Sin duda, sigue siendo la mejor herramienta de marketing y comunicación junto con el blog y medios sociales.

El trafico de visitas que se realizan desde moviles y tablets ha ido creciendo en estos últimos años. El objetivo de Google es poder dar buen contenido al usuario que entra en una página web y que también consiga leer, interactuar o comprar sin problema.

A nivel de SEO afectará. Google potenciará aquellas páginas que sean responsive, sobre todo en búsquedas desde móvil.

Bajo nuestro punto de vista, a nivel crítico, esta medida es obvia como negocio de Google. Que ocurriría si las páginas dejaran de ser responsive? La gente empezaría a buscar alternativas donde mostrar su web en dispositivos sin problema. Esto podría provocar la aparición de una nueva herramienta de búsqueda. Competencia de Google obviamente. O bien, la gente podría dejar de utilizar el buscador para acceder a páginas que no se visualizan bien. Si todo funcionara por mediante aplicaciones móviles, Google se resentiría en gran medida y además, toda la gente que trabaja de SEO.

Si queréis ver si vuestra web es responsive, Google tiene esta herramienta en la que se analiza todo.