El 1 de Enero de 2015 entró en vigor la modificación de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), a través de la Ley 28/2014 de 27 de noviembre, que afecta a la venta de servicios y productos digitales a particulares.

Esta reforma consiste básicamente en adaptar la legislación española vigente a la europea, con el objetivo de acabar con las ventajas que tienen las empresas de otros países europeos y no europeos, vendiendo sus productos sin IVA a clientes nacionales y perjudicando a las ventas de los negocios de nuestro país.

Aún con el objetivo de querer mejorar el mercado, la mayoría de startups y pequeños negocios de la Unión Europea han mostrado su desacuerdo a esta ley, ya que hasta ahora una empresa o profesional español, cuando vendía un producto digital o realizaba un servicio online a un particular, se aplicaba el IVA de España. Ahora, la norma comunitaria establece que se tendrá que aplicar el IVA del país donde radique el comprador del servicio o producto.

iva

A parte de asumir (o no) los costes por las diferencias del IVA entre países, también se tendrá que adaptar cada factura al país de origen del cliente. Así, si el comprador es Español, se tendrá que pagar un 21% de IVA, si es alemán un 19%…

En principio solo afecta a aquellas que ofrezcan servicios o productos online como los de telecomunicaciones, la distribución de contenido multimedia y los servicios de suscripción.

Por ejemplo: servicios de alojamiento web, mantenimiento remoto de programas y equipos informáticos, descarga o actualización de programas, suministro de imágenes, texto, información y venta de bases de datos, descarga de música, películas, juegos, revistas, periódicos online, ebooks y otras publicaciones electrónicas, enseñanza a distancia automatizada… se verán afectados por esta reforma. En cambio, webs que ofrecen reservas online, asesoramiento por correo electrónico, venta de bienes como ropa, móviles,etc, en definitiva, productos físicos, no se verán afectados.

IVA e-books

Así, productos como los e-books de Amazon que hasta ahora aplicaban el 3% de IVA de Luxemburgo (país donde tributa la empresa), tendrán que aplicar el IVA del país de destino (21% en el caso de España), afectando a los precios del producto.

¿Y tu qué opinas sobre esta nueva ley?